El Derecho de la paz que tiene Colombia

0
El Derecho de la paz

Reunión de partidos

“… La fórmula de la Paz consiste en aceptar con humildad que todos perdimos esta guerra y que no nos queda camino distinto que repartirnos equitativamente la derrota”.[G.García Márquez ]

“Nuestra obligación es mantener abiertos los espacios para el debate para las nuevas tendencias sin totalitarismos en donde el cambio sea la única constante para sostenernos en condiciones latentes para construir siempre algo mejor, abiertas a la crítica, al discernimiento y a la razón, condicionada a las condiciones reales, no ideales”. [Politólogos del Claustro Universitario colombiano 2007].

Lo ideal y esencial para que hagamos surgir una sociedad civil auténticamente democrática en el postconflicto es alcanzar entre todos ganancias colectivas en acciones que permitan la tolerancia, el diálogo y la concertación, disminuyendo la ‘pérdida social’ mediante el intercambio de ideas en sana confrontación que maximice el beneficio y la justicia social

Para lograrlo hay que acudir a instancias con autoridad moral y capacidad de convocatoria, conciliadora en confrontación pacífica de las ideas; siendo indispensable iniciar un debate auténtico y nacional,para que el resultado sea un poder ejecutivo con un Presidente que dé garantías para continuar participando en pluralidad ideológica, en alejamiento irreversible del nefasto poder mediático tradicional, sometido a intereses mezquinos hacia las mínimas reservas de pluralismo, heterogeneidad y diversidad. Es la condición sine qua non el desterrar de la información pública a los mercenarios que combaten abiertamente a todos los que se opongan a la continuidad de privilegios excluyentes e injustos que no producen resultados positivos ante las reales necesidades socioeconómicas y políticas del país.

Es indudable que el liderazgo en el despertar la consciencia de la sociedad civil, debe ser encabezada por los representantes naturales y auténticos del ciudadano, que haya sido o no víctima del conflicto armado, además de las organizaciones como gremios, trabajadores, las iglesias y el imprescindible sector académico, con propuestas serias y con rigor científico, descontaminadas de clientelismo, sectarismo y radicalismos, que sean contrarios al acervo cultural indispensable de tolerancia, paz y respeto, en una sociedad sostenible y con educación continuada que autodescubra su destino, reflexiva e inconforme con los antivalores conflictivos, para así construir la verdadera democracia ideal con legítimo estado de derecho.

Acerca del Autor

Comunicador Social Vallenato. Licenciado en Filosofía, Investigador. Medios: http://larazonvallenata.com . Radio Guatapurí, Antena Cívica.

Comments are closed.