Por falta de uso las Represas configuran detrimento patrimonial

0
Represas configuran detrimento patrimonial

Represa del Ranchería

Bogotá.– Basada en la experiencia del proyecto multipropósito del Ranchería, en La Guajira, la Contraloría General de la República ha concluido que Por falta de uso las Represas configuran detrimento patrimonial.

El proyecto de La Guajira, según la CGR, no sólo quedó a medias, pues no se ha podido completar su segunda fase, sino que por este mismo motivo está demandando inversiones cuantiosas en su sostenimiento. Además, las líneas de conducción presentan deterioro por falta de mantenimiento y su infraestructura y maquinaria está siendo subutilizada, reveló una Actuación Especial de la Contraloría General de la República.

A esto se agrega el presunto detrimento patrimonial por los incrementos no justificados en los contratos de Administración, Operación y Mantenimiento del proyecto, sin lograr los fines sociales, productivos y de desarrollo regional por los cuales se desarrolló esta obra.

Adicionalmente, los usuarios de los distritos recalcan la falta de acompañamiento institucional, la ausencia de bienes y servicios de apoyo, la inexistencia del SENA en la formación de los productores y la falta de capacitación en el fortalecimiento de la asociatividad, especialmente en temas financieros y de comercialización.

El informe, elaborado por la Contraloría Delegada para el Sector Agropecuario, evaluó la ejecución e impacto de los proyectos de adecuación de tierras en el periodo 2011 -2015 por parte del extinto INCODER, y la transición de estos proyectos a la nueva Agencia para el Desarrollo Rural.

Como resultado de esta Actuación Especial, se encontraron 43 hallazgos administrativos, de los cuales 18 tienen presunta connotación disciplinaria y 4 presunto alcance fiscal por  $934.5 millones. Igualmente, se relacionan dos hallazgos por valor de $4.011.7 millones, sobre los cuales la Contraloría iniciará Indagación Preliminar.

Se observó que la mayoría de los distritos de riego auditados operan con una capacidad inferior al 50%, debido a la falta de mantenimiento de la infraestructura, la cual se ha venido deteriorando progresivamente y no se han dispuesto los recursos suficientes que permitan su rehabilitación y operación a satisfacción de los usuarios.

Sólo se está regulando el caudal del río

La Actuación Especial de Fiscalización de la CGR se ocupó especialmente del proyecto multipropósito de Ranchería, sobre el cual se celebraron contratos desde el año 2001 y cuyas obras de construcción iniciaron en el año 2005.

Lo entregado al 2016 corresponde a la Fase I del Proyecto, que consta de la presa El Cercado y las líneas de conducción principal de los distritos de riego Ranchería y San Juan, obras que tuvieron un costo final de $650.209.5 millones, quedando pendiente para una segunda Fase la construcción de los distritos y la Pequeña Central Hidroeléctrica (PCH).

Según la Contraloría, actualmente el proyecto se encuentra en una Fase de transición, en la que su única función es regular el caudal del Río Ranchería, el cual es utilizado para las siembras de arroz en las zonas aledañas a su cauce, toda vez, que la represa no surte de agua a los acueductos y no se han construido los distritos de riego ni la Central Hidroeléctrica.

En este sentido, el organismo de control consideró que:

“Si bien se puede aceptar que el embalse por lo menos cumple la función de control de inundaciones, no puede predicarse lo mismo de las líneas de conducción principal de los dos distritos “San Juan y Ranchería”, que igualmente llevan más de 5 años de construidas, sin que hayan sido sometidas a revisión o mantenimiento, para lo cual el Estado se podría ver abocado a invertir cuantiosos recursos, sin que esta infraestructura cumpla con el objetivo de beneficiar las 18.536 hectáreas proyectadas y transformar la economía de la región”.

El proyecto Multipropósito Ranchería se construyó con el objeto de suministrar agua para consumo humano a 9 municipios del departamento de La Guajira, proveer riego para usos agropecuarios a los distritos de Ranchería y San Juan, y producir energía.

A pesar de haber previsto dos fases en la ejecución del contrato, la Fase II no se construyó, lo cual ha impactado en la falta de cumplimiento del propósito para el que fue construida la infraestructura, el constante deterioro y mala utilización de la infraestructura y la maquinaria de la Fase I.

“La construcción de la Fase II permitiría democratizar el uso del agua en la medida en que actualmente solo puede ser aprovechada por los predios colindantes al río. Esto impulsaría la producción agropecuaria que no se aprovecha en su pleno potencial por la inexistencia de los distritos”, resaltó la Contraloría.

Observaciones de la Contraloría sobre los proyectos de adecuación de tierras

*En los distritos de riego de Repelón, Manatí y Santa Lucía (en el Atlántico), y Lebrija (en Santander), se observó que, a pesar de haberse ejecutado cuantiosos recursos para la rehabilitación, estos no fueron suficientes y no apuntaron a resolver de manera integral la problemática que se presentaba.

*Los recursos asignados del Presupuesto General de la Nación para atender los diferentes componentes de la política de adecuación de tierras, no han sido suficientes. De hecho, históricamente su asignación ha sido inferior a lo proyectado para cada vigencia. En general para el periodo 2010 – 2015, se asignó el 44% de los $2,76 billones proyectados.

*Sumado a las limitaciones presupuestales, las entidades del sector responsables de la política de adecuación de tierras no han sido competentes en la identificación e implementación de otras fuentes de recursos para la financiación de los proyectos pendientes y el desarrollo de los nuevos.

*El informe de Auditoría practicado a la Agencia para el Desarrollo Rural (para la vigencia 2016), evidenció la falta de una agenda conjunta entre el sector ambiente y el sector agricultura en torno al manejo y conservación del agua para el desarrollo agropecuario, que dificulta de manera estructural la política de adecuación de tierras.

Acerca del Autor

Comunicador Social Vallenato. Licenciado en Filosofía, Investigador. Medios: http://larazonvallenata.com . Radio Guatapurí, Antena Cívica.

Deja un Comentario