José Ignacio Gutiérrez Silva: del Aula al Estrado Judicial

0

Después de haber egresado como Licenciado en Matemáticas, ahora vuelve a egresar como Abogado recibiendo Título con Honor por su Rendimiento Superior a 4.5.

José Ignacio Gutiérrez Silva

Grado de José Ignacio

Por: Juan Cataño Bracho

José Ignacio Gutiérrez Silva, hijo del matrimonio de Rodrigo Gutiérrez Maestre (QEPD) con Evis Silva, oriundo de La Loma, Cesar; es conocido por su desempeño como Docente y Directivo Docente en varias Instituciones Educativas del municipio de Valledupar.

José Ignacio, además de servir como docente, fue concejal del municipio de El Paso, Presidente del Festival de Canciones Samuel Martínez, en su tierra natal, donde también ha participado en el concurso de la canción inédita, ocupando puestos de privilegio en cinco ocasiones.

Ahora volvió a egresar de la Universidad Popular del Cesar, ya no como Licenciado en Matemáticas y Física, título que recibió hace algunos años, a partir del cual se especializó en Educación Matemática a través de la reconocida Universidad de Pamplona. Acaba de recibir título de Abogado, haciendo realidad un sueño aplazado, e involucrándose en el mundo de las leyes, lo cual asumió con pasión desbordada, toda vez que además de distinguirse por alcanzar una nueva profesión, su esfuerzo, sacrificio y dedicación le han permitido recibir su título con honor que le han otorgado los órganos académicos de la UPC, al graduarse, con excepción, de manera automática por haber mantenido un promedio general por encima de 4.5, que le permitió destacarse durante toda la carrera.

Es justo y noble resaltar hechos como estos, teniendo en cuenta que éste profesional refleja responsabilidad laboral, social y familiar, con lo que corresponde a sus deberes como empleado, como ciudadano, como hijo, esposo y padre; de los cuales dice emocionado “son los motores de mi existencia, principalmente mis hijos”.

La decisión de José Ignacio para  estudiar Derecho, después de ejercer como Docente; parte según sus propias palabras, entre otras cosas, “porque desde que me gradué de bachiller, me gustaba esta carrera, pero, en aquellos tiempos la situación era más compleja, por las limitaciones económicas y en la ciudad sólo se tenía la opción de cuatro carreras. Además, porque quiero ser un buen ejemplo para mis hijos y en general para los jóvenes de hoy en día, demostrando que cuando se tiene disciplina y amor, se pueden hacer realidad nuestros sueños”.

Como hombre con sensibilidad social, lo desvelan las desigualdades sociales que existen en nuestro país; sin embargo, piensa que el hombre como agente de cambio, debe propiciar espacios que contribuyan en la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Es partidario de ejercer la política para el servicio de la gente y no como sucede en la mayoría de los casos: donde el político se sirve de la gente, para saciar su individualismo y sueña con el día en que podamos alcanzar la justicia social en el mundo.

Por lo anterior, se podría pensar que el personaje que inspira ésta reflexión ha considerado cambiar las aulas de clases por los estrados judiciales, pero él se considera esencialmente Docente, actividad que le apasiona, como la jurisprudencia y la doctrina. Por esto afirma que le gustaría desempeñarse como docente en Derecho, esperando que Dios le siga bendiciendo, como hasta ahora, y le regale esa hermosa oportunidad; pues, para él: La Docencia y el Derecho son profesiones afines por sus aspectos comunes, ya que con educación y justicia se construye una mejor sociedad.

 

Acerca del Autor

Comunicador Social Vallenato. Licenciado en Filosofía, Investigador. Medios: http://larazonvallenata.com . Radio Guatapurí, Antena Cívica.

Comments are closed.