Esto es lo que Andan Diciendo en Valledupar y Colombia

0
Andan Diciendo en Valledupar y Colombia

Colegio de Chiriguaná

Esto es lo que Andan Diciendo en Valledupar y Colombia: Que el acueducto regional de los corregimientos del sur de Valledupar está convertido en una papa caliente porque, como muchas obras que se han convertido en elefantes blancos, fue adelantada sin prever su sostenibilidad; quizás solo pensando en la rentabilidad de quien la contrató.

Que el ambiente estudiantil de los colegios oficiales de Valledupar, comparado con el de los privados, es un desastre, a pesar del dinero que se les gira. En donde si hay buen ambiente es en las Casa Campo de los rectores.

Que, como todos los vallenatos lo suponíamos: apenas el primer ciudadano se resistiera a entregarle sus pertenencias a los ladrones se romperían las estadísticas de la ciudad sin homicidios.

Que si los 130 colegios del departamento del Cesar, cuando tienen vigilantes, están a merced de la delincuencia ¿Cómo estarán ahora sin vigilantes? Aunque mucha gente está convencida que los ladrones están dentro de los colegios.

Que en el Valle de Upar son más motivo de orgullo los Juglares, campesinos analfabetas que, aunque cancaniando, crearon el vallenato; que los acartonados “intelectuales” que en cada pavimento le echan mano al presupuesto.

Que gran parte de la ciudadanía colombiana piensa que a las autoridades no solo les ha faltado voluntad para frenar la delincuencia, sino que por intereses particulares han contribuido con su creciente proliferación o son sus colegas trabajando en otro frente de delincuencia.

Que el río Cesar no puede seguir siendo una caneca de basura, o el alcantarillado de las poblaciones que se ubican en sus orillas, donde todo el que caga desocupa la mica en su corriente y Corpocesar: no da ni para el papel higiénico.

Que el contratista de la Universidad Nacional, sede La Paz, de cada rato se tira al pico las promesas de entrega de la obra. Mejor dicho: está PFU sin haberse matriculado.

Que, por culpa de las leyes que abrieron las puertas de las cárceles, en Colombia hay unos 5.000 delincuentes que salieron de prisión y centenares más están con un pie en la calle, sumados a los que nunca han entrado, entre ellos muchos corruptos.

Que la cantidad de años de vida saludable perdidos por causa de la comida chatarra, en Colombia, supera de lejos la de otros males como la violencia o accidentes, más la cantidad de hombres y mujeres que pierden los papeles y terminan militando en el otro equipo.

Que algo tiene que ver el aumento de la delincuencia con la corrupción de las autoridades que, seguramente, anula la conciencia del deber del buen comportamiento.

Que, no hay duda, que el mejor alcalde que ha tenido Valledupar en los últimos tiempos ha sido Franco Ovalle. Así el saca-pecho sea otro.

Acerca del Autor

Comunicador Social Vallenato. Licenciado en Filosofía, Investigador. Medios: http://larazonvallenata.com . Radio Guatapurí, Antena Cívica.

Comments are closed.