Los llamados a ser servidores públicos

2

Los llamados a ser servidores públicosPor: John Bolívar Acosta

@JohnBolivarAcos

Los llamados a ser servidores públicos deberían ser las personas pudientes, aquellas que gracias a Dios o a la vida tienen su futuro y el de sus hijos resuelto y deciden manifestar su agradecimiento para con ese Dios o esa vida sirviendo a los más necesitados.

Deberían ser ellos los llamados, porque una persona con vocación de servicio y sin necesidades económicas, administraría de manera honesta los recursos que el estado destina para los más pobres, si se este desempeña en un cargo ejecutivo, o gestionaría diligentemente recursos para suplir las necesidades de su región si está al frente de un cargo legislativo.

Ellos deberían los llamados, porque si llegan a esos cargos personas de escasos recursos, seguramente se obnubilarían al ver la posibilidad de hacerse ricos con la tentación de tener el poder de destinar hacia donde desviar los recursos de las instituciones que estén a su cargo.

Ese sería el ideal, pero la realidad nos muestra otra cosa, vemos en la dirigencia regional a líderes políticos que en lugar de ejercer su oficio con dignidad y vocación de servicio, lo hacen de manera desmesurada, voraz y aplastadora tanto para con sus contrincantes como en el manejo de los dineros públicos.

Son personas que de verdad deberían estar agradecidas con Dios si creen en él, o con la vida si tienen o no alguna creencia; nacieron con fortuna económica, recibieron educación en las mejores instituciones del país, tomando clases con grandes maestros que son ejemplo como personas y como educadores, algunos fueron criados con valores y principios los cuales traicionan con el mayor descaro al convertirse en bandidos de la política.

Son verdaderos bandidos, se mueven hábilmente para no ser cobijados por los brazos de la ley, lo corrompen todo; al elector comprando votos, al líder cívico o comunal dándole migajas para engañar a la comunidad, al funcionario al que emplean para que sea parte del entramado corrupto, al contratista al cual exigen coimas que cada vez se elevan mas para detrimento de las obras, y si llegan a ser descubiertos en sus delictivos actos, también corrompen a la justicia comprando jueces y funcionarios de la rama judicial.

Pero ¿por qué personas sin necesidad económica roban descaradamente los recursos que el estado destina para resolver las necesidades de los pobres? La respuesta está en que son personas poseídas por la codicia, algunos de estos dirigentes crecieron viendo a sus padres concertando para delinquir engrandeciendo sus fortunas, vendiéndose además como prohombres y siguen esa desgraciada cadena intergeneracional.

Otros son de esa generación de “rápido, fácil y sin esfuerzo” son los hijos de personas buenas que se formaron con buen ejemplo en sus hogares pero crecieron a la par en este mundo traqueto del narcotráfico y prefieren tomar el camino fácil olvidando las enseñanzas de sus padres.

Y es que en esta región, muchos de los llamados “gente de bien” se convirtieron en “agentes del mal” no solo les parecía normal mezclarse con delincuentes, terroristas, narcotraficantes o contrabandistas, sino que lo consideraban conveniente. Por eso entran a la política, porque la ven como fuente de enriquecimiento y no como una oportunidad de servir a su comunidad.

Nuestros congresistas no gestionan obras para la región, únicamente llegan al congreso para hacer sus negocios, para recibir las coimas que les pagan las multinacionales de la farmacéutica, la minería, los hidrocarburos etc. Son mercenarios de la política, adquieren poder para someter y corromper, por eso se siguen añorando políticos como Pepe Castro, Jorge Dangond y Jaime Murgas, personas que trajeron el progreso a la región, hombres que son recordados con afecto en todos los rincones del departamento por las obras que gestionaron para su bienestar. Por lo mismo es recordado Rodolfo Campo Soto como un alcalde ejemplar, que le cambió la cara a la ciudad y logro que los vallenatos amaramos mas a este pueblo que nos vio nacer.

¡Que tristeza! Estos hombres con fortuna heredada se meten en la política con el único fin de incrementarla robando lo que por derecho propio les pertenece a los que no tienen nada, pero también da tristeza ver como el pueblo cae en su trampa eligiendo siempre a estos mismos personajillos roedores del presupuesto estatal.

Por eso invito a que les pasemos cuenta de cobro, pronto vendrán las elecciones parlamentarias, ahora volverán con sus mentiras, con sus falsas promesas, con sus fingidas sonrisas y sus caras de “Yonofuí” a tratar de convencernos.

Los invito a que exijamos a nuestros congresistas que nos presenten informe de gestión, pero de cosas logradas para la región, nada de “propuse” “gestioné” “presente” ¡No! ¡Logros señores! logros en beneficio del departamento. Y los que pasen en blanco u ofrezcan pocos resultados castigarlos en las urnas, tenemos el poder de derrotarlos, de ponerlos en vergüenza, hacer que pierdan las sumas millonarias que invierten en sus campañas con dineros que provienen de los más necesitados.

Ellos tienen emisoras y compran periodistas pero nosotros tenemos nuestras redes sociales hagamos una cadena de castigo a los inoperantes y los corruptos, digámosle en su cara que ellos fueron los llamados del pasado porque el futuro lo pondremos en manos de otros que tendrán su oportunidad pero a los cuales les estaremos haciendo veeduría porque esos cargos no pertenecen a  apellidos de “gente de bien” que se convirtió en “agentes del mal” pertenecen al pueblo.

Acerca del Autor

Comunicador Social Vallenato. Licenciado en Filosofía, Investigador. Medios: http://larazonvallenata.com . Radio Guatapurí, Antena Cívica.

2 comentarios

  1. Tanta inconformidad, ya da pena llover sobre lo mojado y da tristeza ver y sentir como a estos bellacos la crítica verdadera los fortalece ,aunque nos duela mucho pero es así. El caso más aberrante es el de Uribe que hoy convoque a resistencia civil con lo que el hizo en su gobierno y haya ignorantes dándole la razón. Apaga y vamonos.

  2. La maldita corrupción que está carcomiendo a toda una humanidad, la cual debemos erradicar de u todo, por lo que debemos saber elegir a nuestros representantes.